SANACIÓN ENERGÉTICA

La sanación energética, es una manera o forma de recuperar el equilibrio o salud perdida, opera de manera directa en los diversos  cuerpos físico mental, emocional  y espiritual. Esta terapia de ayuda para  quienes recurren a ella o experimenta en una sesión la manera de   re-descubrir el potencial interno,  muchas veces dormido en el paciente, y  canaliza energía de luz del sanador con cualidades, creándose un vínculo entre el campo energético del paciente y el operador.

Todo nuestro sistema biológico, está constituido por energía de vida (nuestro medio de comunicación, nuestras células, nuestros códigos genéticos, ADN, etc)

 Cuando esta dinámica biológica, se ve afectada; aparecen las enfermedades o síntomas a nivel físico, incluso emocionales.

La energía de sanación restablece las vibraciones y por lo tanto la armonía de nuestros cuerpo.  Los efectos son grandiosos, cura enfermedades restablece la salud, quita las dolencias,  desordenes  físico,  emocionales o espirituales no se requiere tocar a la persona con las manos, solo basta trasmitir con la intención.

Existen diversas terapias o técnicas  consideradas efectivas dentro de  la sanación energética, la imposición de manos, las oraciones, los colores, aromas, las meditaciones guiadas, las afirmaciones, las liberaciones emocionales.

La sanación energética mejora  nuestra actitud hacia las relaciones humanas.Hay muchas formas o maneras de utilizar esta terapia como técnica para obtener los beneficios esperados para el cliente o paciente, esto obviamente depende  de si estamos dispuestos asistir a una sesión 

El uso de gemas y cristales, también son usados en la sanación energética para activar tus chakras,  logrando armonizar  y liberar trastornos de tipo psicológico y espiritual.

¿PARA QUÉ SIRVE?

Al trabajar los diversos planos humanos se armonizan los mismos y se logra  equilibrar y ayudar en procesos dolorosos como  duelos, traumas, accidentes, divorcios, resolución de conflictos da el soporte a los  proceso de recuperación y sanación.

 

 

 

 

 

ARTICULOS