Cuencos tibetanos

Los cuencos son instrumentos hechos especialmente para que al frotarlos o golpearlos como campanas produzca sonidos armónicos, que son vibraciones complejas que por resonancia, activan, armoniza y complementan nuestras vibraciones desarmónicas. La sensación es de elevación, placer relajación y armonía. No debemos quedarnos sólo en su sonido ya que – para mi – lo realmente importante es su vibración.

El efecto es sanador, el trabajo terapéutico con cuencos es una terapia llamada vibracional. Ya que sea que nos relajemos para escuchar un concierto armonizador o que coloquen sobre nuestro cuerpo los cuencos para hacerlos sonar encima nuestro, el efecto es el mismo, las ondas vibracionales de estos instrumentos, con su armonía, van a equilibrar y armonizar por resonancia nuestra vibración personal. En el caso de los cuencos es que no hay que hacer nada para estar mejor, solo estar en el lugar donde los cuencos inundan con su sonido.Incluso las personas que no prestan atención a los sonidos sutiles quedan perplejas al oír una campana tibetana, también los animales, adoptan actitudes curiosas. Es debido a que la vibración se siente por el cuerpo entero, de ello muchos sonidos y vibraciones nos pueden devolver la quietud a nuestra mente. La vibración relaja y descongestiona.