Canalizaciones

Son forma de comunicación entre humanos y otros seres, usualmente de las dimensiones altas. Estos seres pueden ser seres angelicales, de naturaleza espiritual, espíritus de seres queridos que han partido,o aún de animales y mascotas. Un canalizador es similar a un traductor o intérprete. Ellos permiten a sus cuerpos sentir o percibir la comunicación proveniente de otro ser. El canalizador entonces adjunta palabras humanas a las comunicaciones para el propio entendimiento o el de otros humanos.

Para poder canalizar, el médium usualmente no tiene que entrar en un estado de trance profundo, o rendir su cuerpo y/o mente a la entidad. Ellos solamente focalizan sus sentidos y atención en la entidad que están canalizando, y luego interpretan el mensaje. Pero también hay canalizaciones donde el alma o espíritu del médium se hace a un lado o deja el cuerpo. Esto hace espacio para que otras energías entren y usen el cuerpo por un período específico de tiempo. Este cambio de energía puede tomar segundos o minutos, y para aquellos capaces de ver auras, el cambio puede realmente ser visto.

Algunas personas sienten miedo de canalizar porque no comprenden el proceso, o piensan que una entidad oscura pude venir. Pero el canalizador siempre tiene a su elección a quien o que desean canalizar. El canalizador puede insistir en saber el nombre y orígenes de cualquier entidad o ser angélico que desee comunicarse con ellos.

Canalizadores experimentados comprenden que el solo hecho de que una entidad quiera comunicarse no significa necesariamente que la entidad está iluminada. Los canalizadores deben discernir por sí mismos el nivel de iluminación de la entidad, y el valor de su información. Algunas entidades solamente quieren conversar, otras tienen una agenda, y también hay muchas entidades que tienen el deseo de proveer una guía iluminada y consejo.